Cargando...

En la Antigua Grecia, la granada se asociaba a la diosa del inframundo y la naturaleza: Perséfone, conocida como Proserpina en el mundo romano. Diosa asociada a la vida, la muerte y la resurrección. Sicilia, tierra de mitologías y deidades, no podía dejar de ver crecer granados en toda la extensión de su fértil tierra. Florecen por toda la isla, en jardines y huertos, patios y campos.  Los colores de sus frutos, las granadas, rojos, rosas y naranjas, son soles que obligan a parar al viajero. La granada ha sido símbolo de reyes y gobernantes desde la Edad Media. Sus propiedades, reconocidas como sanadoras, se identifican con la magia y el encantamiento.  El aroma que Ortigia ha creado para Melograno es una sublimación de lo que esta fruta representa para su creador, Lorenzo Villoresi.   En ella ha volcado su imaginación para componer un aroma hipnótico con tonalidades intensas de flores, maderas y resinas. El equilibrio de sus notas olfativas es elegante y cálido.  Una fragancia que embellece el día.

“En Siracusa, la roca apareció por la crueldad de las griegas,
Sin duda, olvidaste los árboles de granadas en flor,
Oh, tan rojos…. ¡y tantos!”
D.H. Lawrence ( Pájaros, Bestias y Flores; Poemas)